EL BONITO NUMERO - Camilo José Cela


^ EL BONITO NUMERO

DEL ATAUD DE LA SUERTE

En la lista de los objetos gafes*, el ataúd, con los bizcos, el número 13 y los andamios que cuelgan, los espejos que se rompen, los saleros que se vierten, etc., etc., ocupa un lugar de preferencia que pocos se atreverían a discutir. El ataúd es, por lo común, signo de indefectible muerte, y la muerte, para los supersticiosos y hasta para los que no lo son, no suele ser grato tema de sugerencias.

Pero he aquí, para que nada falte y también para que no haya regla sin excepción, que* en la belga Ostende ha aparecido un ataúd de la suerte, una caja de muerto que aleja la muerte y devuelve, paradójicamente, la salud al destinatario que, lleno de resignación, se disponía a trasponer el umbral* del otro mundo.

El sintomático caso, sobre poco más o menos*, fue el siguiente: un enfermo del hospital, hombre a quien, según el diagnóstico, restaban

229

no más que* muy breves días de vida, se encargó como litera para el último viaje un magnífico, un esplendoroso ataúd. Hombre amigo de hacer las cosas bien, el enfermo de Ostende soñaba — ostra en su estuche o perla bien montada, que tanto vale— con un entierro de primera*, con un entierro deslumbrador y memorable. Pero el ataúd que se había mercado tenía, por lo visto, raras propiedades terapéuticas y los cálculos del enfermo presumido fallaron porque el belga farolero*, contra todo pronóstico y casi contra viento y marea*, se puso bueno.

Con su imprevista y recién estrenada salud por delante, el enfermo de Ostende, que ya no necesitaba, al menos de momento, su ataúd, probó de venderlo y se lo colocó, después de hacerle un poco el artículo*, a un compañero moribundo.

— Le vendo a usted mi ataúd —le dijo—; es un ataúd de inmejorable calidad, un ataúd especial y que no tiene par en todo Ostende. Y, además, se lo dejaría barato, casi a precio de ganga*.

—¿Y usted cree que me estará bien?

— ¡Ya lo creo! Usted y yo somos de las mismas carnes*, yo creo que le estaría a usted como un guante*.

Se cerró el trato y el nuevo amo del ataúd, en cuanto lo tuvo debajo de la cama, empezó a sentirse sanar.

— ¡Caray con el ataúd!—pensó—.¡Parece un ataúd antibiótico!

A los pocos días, el enfermo, nuevo amo del ataúd, estaba curado del todo. Cuando le dieron el alta, el nuevo ex enfermo se encontró

230

con el mismo problema que su proveedor y amigo: el problema de darle salida a la caja, a la maravillosa caja de muerto que devolvía la salud a sus dueños.

Dicho y hecho, se buscó un sucesor en buen uso, un moribundo serio, y le transmitió la propiedad.

—Mire usted, yo no puedo asegurarle que este ataúd cure, pero ya ve usted lo que nos fue a pasar a mí y a quien tuvo la feliz idea de vendérmelo. ¿Por qué no prueba usted? Y además, si no se cura, siempre tendrá usted un ataúd de señor*, una caja de muerto de postín. ¿La quiere? Se la dejaría barata. ¿Se 1a mando?

—Bueno, mándemela usted —respondió el moribundo de turno con un hilo de voz* —; después de todo, nunca viene mal tener las cosas preparadas.

—Tiene usted razón; yo se la mandaré esta misma tarde.

El nuevo y tercer propietario, quizá por eso de que no hay dos sin tres, se curó también, y el ataúd, que por lo visto sirve para lo contrario de lo que suelen servir los ataúdes, subió de precio por aquello de la ley de la oferta y la demanda.

La noticia que ha llegado hasta uno y que uno glosa*, no aclara si el milagroso ataúd de Ostende, el ataúd de la suerte, siguió curando dueños moribundos o perdió ya y de una vez y para siempre, sus raras propiedades. Después de todo, y al cabo de curar a tres hombres a quienes nadie hubiera aceptado una póliza de seguro de vida, el ataúd de Ostende ya cumplió y con creces.

231

Y esto es lo que uno quiere resaltar para aviso de escarmentados y. ¿por qué no? también para escarmiento de avisados. El mundo anda muy revuelto, y lo que le falta al mundo para acabar de revolverse —un ataúd que cure— ya fue a aparecer en Ostende y allí sigue, si el ataúd, a estas horas, no emigró.

Y sus tres amos resucitados, sus tres amos que dieron marcha atrás al pie que ya tenían en el otro mundo, son los testigos, y no mudos sino probablemente alborotadores, del bonito número del ataúd de la suerte, ese ataúd que no sirvió, por fortuna, para enterrar a nadie sino, por el contrario, para devolver la vida a quienes, según todos los cálculos, había de enterrar.

Y es que hoy las ciencias adelantan — uno no se cansará jamás de repetirlo — que es una barbaridad. Y además pasan cosas raras, ¡pero que muy raras!*


^ EL ABRELATAS DE ORO

En los escaparates de The Abrelatas Co. Ltd. of Cleveland se lucía, entre modelos infalibles, piezas fieramente dentadas, y brilladoras herramientas capaces de destripar y pelar, como si fueran naranjas, los tanques y las locomotoras, un bonito ejemplar fundido en oro e incrustado de piedras preciosas que, salvo para adorno y propaganda, venía a servir para muy poco más.

La señora Parker —o la señora Smith, o la señora Jones, ¿qué más da? —, para librar de su metálica cárcel a sus espárragos con mayonesa, a sus patos a la naranja, a sus lenguas de estorninos del Canadá o a sus bonitos* en escabeche, usaba siempre, porque una larga experiencia le indicaba que eran los mejores, los más cómodas y los de mayor seguridad y precisión, los abrelatas de la T.A.C.L.O.C., los abrelatas que admiraba todo el Estado de Ohío.

233

—¿Me da usted un abrelatas, please? —decía, de cuando en cuando, la señora Jones, o la señora Smith, o la señora Parker, ¿qué más da?, dirigiéndose, sonriente, al muchachito con aires de recluta recién licenciado que se apoyaba por la parte de dentro del mostrador—, el último que me llevé de aquí me dio muy buen resultado.

Y el dependiente de la T.A.C.L.O.C. devolvía la sonrisa, cambiaba el chicle de carrillo con un gesto muy de estar al cabo de la calle*, se volvía sobre sus talones y desenvolvía un abrelatas cualquiera, aquel que tenía más a mano.

—¿Este?

—Pues, sí, este. ¿Usted cree que me dará buen resultado?

El mocito volvía a sonreír, esta vez con el displicente empaque de los ejércitos de ocupación.

— ¡Por favor, señora! ¿Cuándo se ha llevado usted un abrelatas de esta casa que no le haya dado un resultado inmejorable?

La señora Smith —o la señora Parker, o la señora Jones, ¿qué más da?— respondía, casi avergonzadamente:

—Sí, sí, ¡esa es la verdad!

— ¡Pues, claro, señora! ¡Pues, claro!

Pero un día... ¡Ah! ¡Fue aquel un día aciago en los anales de la T.A.C.L.O.C.! ¡Un día nefasto en su historia! ¡Un día que Dios haga que no vuelva a repetirse jamás!

Un día, el abrelatas de oro con incrustaciones

234

de brillantes, de zafiros, de esmeraldas y de rubíes, desapareció del escaparate sin que nadie pudiera darse cuenta ni nadie supiera qué diablos había sido de él.

Todos los empleados y dependientes de la T.A.C.L.O.C. fueron minuciosa y concienzudamente interrogados por el detective particular que había designado la gerencia*. La gerencia estaba tan incomodada que hizo saber a todos sus dependientes y empleados:

—Un detective los interrogará a ustedes, uno por uno, concienzuda y minuciosamente. Si ustedes se obstinan en no decir la verdad, llamaré a los guardias para que los interroguen hábilmente. Ustedes serán los que elijan el procedimiento.

Y los empleados y dependientes de la T.A.G.L.O.C. se estremecieron, unos más, otros menos, ante el panorama que se les ofrecía.

Uno de los que más se estremeció fue el mocito tontín* y tarambana de la sonrisa eterna, un mocito apalominado* y de quien nadie podía fiarse porque era capaz de estarse quince días seguidos sin dar pie con bola* y confundiéndolo todo, absolutamente todo.

La señora Parker —o la señora Smith, o la señora Jones, ¿qué más da? — estaba rabiosa con el mozo que, en los momentos solemnes, cambiaba el chicle de carrillo con el gesto de quien está ya al cabo de la calle.

—¿Qué me ha vendido este condenado? ¡Este abrelatas no sirve para nada? ¡Qué

235

barbaridad! ¡Estas cosas no pasaban antes de la guerra! ¡Vergüenza le debía dar a una casa tan seria como la T.A.C.L.O.C. vender estas porquerías!

Y la señora Jones —o la señora Smith, o la señora Parker, ¿qué más da?— cogió su automóvil y se presentó, hecha un basilisco, en la tienda de la T.A.C.L.O.C.

—¿Qué es esto?—rugió.

El mocito dependiente se emocionó tanto que no pudo responder en unos instantes.

Después, tartamudeando, pudo balbucir unas palabras sin demasiado sentido:

—Señora Smith, o señora Parker, o señora Jones, ¿qué más da?, esto... esto...esto...esto es el abrelatas de oro... el abrelatas de oro...el abrelatas...

—¿De oro?

—Sí...sí...sí...De oro... El abrelatas de

Cuando el petimetre se serenó, llamó al gerente. Cuando el gerente llegó, felicitó a la señora Parker, o a la señora Jones, o a la señora Smith, ¿qué más da?

—Su rasgo de honradez, señora, es algo que la T.A.C.L.O.C. no olvidará jamás. En nombre del consejo de administración, señora, me permito ofrecerle a usted este cheque de cien dólares y un eterno suministro de abrelatas de primera calidad absolutamente gratis y con carácter vitalicio. El espíritu de Abraham Lincoln...

La señora Smith, o la señora Parker, o la señora Jones, ¿que más da?, tardó algún tiempo en entender.

236

—Gracias, muchas gracias...Oiga, presidente, ¿usted cree que este abrelates funcionará mejor?

— ¡Mucho mejor, señora, mucho mejor! ¡Quién lo duda!

Como en las novelitas de Carolina Miller*, un sol de concordia se extendía por el cielo de Cleveland, Ohío.

237


^ UN TAXI DE PUEBLO

El señor don J.G.N. publicó sus aleccionadoras experiencias sobre la cotidiana lucha contra el taxista. En sus líneas, el señor don J.G.N. denota una pericia y una habilidad sin límites tanto en uno como en el otro difícil arte de polemizar con los conductores de taxi y de legarlo—a través de la donosa palabra escrita— a la posteridad. El señor don J.G.N. nos instruyó, además, dándonos todo un compendiado curso de carácter entero y verdadero. Después de leer los alegatos del señor don J.G.N., quien estas palabras escribe sintió renacer en el fondo más hondo de su corazón, la viva llamita de la rebeldía, la temblorosa llamita que si no se emplea no más recién nacida, degenera al poco tiempo en gris candelilla de encender cigarros.

Quien estas palabras escribe tiene también — ¿cómo no? — su particular sucedido. No es,

238

ciertamente, ni tan hermoso, ni tan ejemplar, ni tan polifacético como los del señor don J.G.N., pero — salvando, como es natural, las debidas distancias — tiene también, sobre todo si se le observa con ojos cariñosos, cierta belleza: un poco — ¿cómo diríamos?— la belleza de las cosas pequeñas referidas a un pequeño sujeto, a un sujeto como el cronista sobre poco más o menos*.

El caso fue que quien estas palabras escribe — volcando la memoria como un cantarillo de fluido, marrón postre de leche sobre las cuartillas — regresaba una noche, ya tarde, paso a pasito, calle de Goya arriba, camino de su casa.

Uno es un tanto noctivago y deambulatorio* y gusta de los paseos solitarios, a media madrugada, cuando desearía ya — ¡y nunca se arrepiente! — llevar varias horas en la cama. Los paseos a solas, sin rumbo ni aproximado, con las manos en los bolsillos y el caminar lento, casi olvidado, son un barato placer que los dioses reservan y otorgan a los hombres con buena voluntad y escaso bolsillo.

Pues bien; a la altura de Alcalá y Torrijos, uno, cansado ya de caminar, paró un taxi con ánimo de que le arrastrase los ya pocos metros que faltaban para llegar hasta su casa. Abrió la portezuela, se sentó y sentado y contemplando los cogotes del conductor y el ayudante, se dejó llevar los doscientos pasos mal medidos que le separaban de su portal. El conductor iba, como de costumbre, a oscuras, pero uno se conformó pensando que, aun de ir iluminado, en ningún caso hubiera podido verlo: el ayudante, celoso de su oficio, se lo

239

hubiera impedido aun a cuenta de las contorsiones más extrañas y más inesperadas.

El tiempo pasó pronto, como es natural, uno se apeó y entre él y el ayudante se desarrolló este hermoso diálogo:

—¿Cuánto es?

—Tres sesenta, señor.

Uno hubiera esperado que el marcador no saltase ni una sola vez. Una veinte, si resultaba ser de los taxis arreglados, y cero ochenta más cuarenta — una veinte también — si salía de los antiguos.

—Pero, ¿no está estropeado el aparato?

—No, señor; está bien.

—Es que...Me parece un poco caro, ¡qué quiere!

—¿Caro? ¡No, señor! ¡Qué va a ser caro! Es la tarifa, vea usted: marca una ochenta, el doble es tres sesenta. ¡Vamos, digo yo!*

—No. perdón. Que tres sesenta es el doble de una ochenta, también lo digo yo; lo que ya no digo es que deba ser eso. ¿Por qué marca tanto? ¿Por qué me quieren, además, cobrar el doble?

El ayudante puso un ademán beatífico y con su mejor sonrisa, exclamó:

Uno se quedó de una pieza. Miró el taxi con tanta extrañeza como detenimiento, y vio que en la portezuela, debajo de la palabra Taxi se leía la palabra Canillejas.

—Y además nosotros, los de pueblo, tenemos otra tarifa—añadió dulcemente el ayudante—, es otra ley, ¿sabe usted?

Uno —que también es de pueblo, como el taxi— sintió una violenta sacudida que le

240

recorrió, de arriba abajo, todo el espinazo. Pensó responder que los viajeros de pueblo tenían también sus peculiares costumbres — no pagar, por ejemplo —, pero no se atrevió. En vez de lo que había pensado, su boca, al abrirse, susurró un tímido:

— Bien, bien; ¡es curioso esto! Bueno, después de todo es la ley...Claro, es la ley. Bien, ¿tiene usted la gentileza de cambiarme este duro? Si no tiene cambio, no importa, ya me lo dará otro día... ¡Parece que hace buena noche! Lo malo es que ahora ya vamos para el invierno...

Uno iba embalado, no podía parar. Hablando hablando, llegó a quedarse solo, con las vueltas en la mano, en una postura de sonámbulo, mirando para el taxi de pueblo que, al alejarse, hacía sonar violentamente sus hierros, como desafiando.

241


^ EL SEÑOR AGENTE

Uno, que a veces siente ciertos insospechados raptos de ternura y buena intención, se subió la otra mañana —¡nunca lo hubiera hecho! — a un tranvía de los bulevares. Uno esperó pacientemente en la parada — no recuerdo bien si discrecional o diferida, que de todo hay — a que el tranvía llegase y se parase, más bien en seco y de golpe, como suele hacerlo. Uno cedió, como en los tiempos buenos, su sitio a las señoras, los ancianos y los niños — lo primero a cuya salvación debe atenderse en los cataclismos —, y uno se quedó medio colgado en el estribo, en postura un tanto desairada y en compañía de tres agentes de la autoridad: dos representantes, vestidos de gris, del señor Director General de Seguridad; y un representante, vestido de azul, del señor Alcalde.

Aliados en el peligro, uno y los tres agentes formábamos una compacta pina cada vez que nos cruzábamos con un carro, o nos esponjábamos

242

como un pavo real cuando el próximo horizonte se presentaba despejado. Estirándonos y encogiéndonos llegamos hasta cierta plaza, plazuela o glorieta — uno no recuerda bien — y allí, cuando la unión hubiera hecho la fuerza y uno, ¡ay!, se hubiera ahorrado un duro, los tres agentes de la autoridad le dejaron a uno en descubierto, se hicieron los suecos, como suele decirse, y el crimen, el horroroso crimen, se consumó.

Al principio uno no notó nada. Entre el estruendo de la calle y siempre preocupándose uno de esquivar ese farol que, ¡parece puesto a propósito!, tan cerca queda de nuestras costillas, no es nada extraño que se pierda — o que se confunda — el acre, estremecedor silbido de un guardia colérico. El pito siguió sonando, cada vez más violento y autoritario; el tranvía se paró y en ese mismo momento uno empezó a untuir que algo grave se avecinaba. Fue una sensación rara, un presentimiento que a uno, como en un rapto, le llenó de pavor; algo parecido, quizás, a la adivinación del lobo, que nos sobrecoge la entraña segundos antes de dejarse ver.

Los naturales de tierra lobera llaman alobarse al estado de ánimo que se forma en el caminante cuando, antes de encontrarse con el lobo, sabe ya de cierto que, de un momento a otro, se lo ha de topar, y uno — por generalización — piensa si no sería oportuno explicar lo que entonces le ocurrió diciendo, sin más, que se sintió aguardado (participio pasivo del verbo reflexivo aguardarse.)

Pues bien; el aguardamiento de uno duró breves latidos. Pronto el guardia apareció:

16* 243

fino, circunspecto, correcto y saludable (nos es relativamente grato reconocerlo y dedicar un lejano saludo, de paso, a aquel viejo profesor que uno tuvo — ¡hace largos años ya!—y que se pasaba la vida diciendo la hermosa y aleccionadora frase de que lo cortés no quita lo valiente.)

Uno, a requerimiento del cuarto agente y todavía no repuesto del estupor que le produjo la defección de los otros tres y su poco espíritu de solidaridad, se apeó del tranvía y se arrimó a la acera. Caminando los diez pasos que caminó, a uno se le antojó pensar que, en realidad, debía perdonar a los tres guardias que se quedaron en el estribo, ya que, bien mirado, para eso eran guardias y alguna ventaja habían de tener.

Con los sentidos oreados por el perdón que acababa de otorgar a sus compañeros de viaje, uno sonrió, un poco azarado, mientras unos vecinos que se entretenían en contemplar cómo los obreros municipales ahondaban, incansables, en el pavimiento, próximos ya — ¡quién lo sabe! — a descubrir el tesoro, prefirieron dejar para más tarde el ejercicio de ver trabajar a los demás y optaron por el nada aburrido espectáculo de ver multar al prójimo.

Uno, que en su vida había levantado semejante expectación*, estaba, allá en su fuero inter­no, bastante satisfecho. Miró para los lados, como cuando so viaja en un coche lujoso, para ver si encontraba alguna cara amiga, y un escalofrío de desamparo le recorrió el espinazo cuando se encontró tan profunda e irremisible­mente solo.

244

El guardia sacó una libretita, apuntó unas cosas con lápiz, arrancó un talón blanco con un cinco verde en el medio, grande y bastante claro, sonrió, ¡tan fino!, y dijo con la voz velada por la emoción:

—Caballero, son cinco pesetas.

Era un día bueno, un día de esos en los que uno lleva un duro e incluso más en el bolsillo, y uno, procurando no temblar ni descomponer la figura, echó mano de la cartera, sacó su duro, lo miró a hurtadillas y por vez postrera con tanto cariño y fijeza tal que recuerda su número (era el duro D 2843894, un durito hermoso, limpio y planchado, lleno de firmas y con un dibujo que representaba a Isabel la Católica* mirando para un papel que le enseñaba Cristóbal Colón), lo dio en silencio y, tímido como según es su natural, preguntó en un susurro:

—¿Me puedo ir?

El guardia dijo que sí y uno se metió en una cervecería a reponerse. Sacó el papel, lo leyó con cuidado y... no le faltó nada para llorar. El mundo, señores, es una atroz, una terrible injusticia. A uno, que viajaba —no por sport, sino porque no cabía dentro— en un estribo de tranvía, le sacó un agente de la Autoridad un duro y le dio un justificante que, copiado a la letra, decía así:

Sanción de cinco pesetas por: Primero. Llevar los carruajes, púas, garfios y otros dispositivos que ocasionen daños (art. 60). Segundo. Emplear medios violentos para repelar a los menores que intenten subirse a la parte posterior de los vehículos (art. 60). Tercero. No reducir el alumbrado en el cruce

245

con los vehículos de tracción animal (art. 148). Cuarto. Ostentar el cartel de Libre los vehículos de servicio público urbano después de estar ocupados por uno o más pasajeros (art. 81). Quinto. No llevar un ejemplar del Código de Circulación vigente, o de las tarifas (art. 177).

A uno se le ocurrieron pensar dos cosas: Primero, que se dice mucho, mucho derecho no hay, y segunda, que la vida sube porque esos papelitos, antes, no se los daban más que a los que iban en automóvil.

246


^ LAS CORBATAS

Según aseguran los sociólogos —y nosotros nos permitimos pensar que sus motivos tendrán para asegurarlo — las guerras, las epidemias, el hambre, las catástrofes y similares, suelen implicar un descenso de la moral en las conciencias, un desequilibrio en los vasos comuni­cantes del alma. Los sociólogos vienen con esto a respaldar un poco la tesis de que la moral es un lujo supuesto, contra el que lleva veinte siglos de denodada lucha el cristianismo.

Lo evidente — sin meternos en demasiadas honduras, ni en camisas de once varas, ni en berenjenal alguno— es que las guerras, cuando van seguidas de la derrota, hunden aún más los espíritus en la sima del egoísmo, que es una de las determinantes — con el sexo y el estómago de los médicos vieneses — de las actitudes del ser humano ante los demás: no del hierático ser humano que asiste, más

247

o menos impasible, al entretenido espectáculo del mundo, sino del histriónico* ser humano que actúa, con mayor o menor honestidad, sobre las tablas del gran ballet de la vida, a la cruda luz de sus violentas candilejas.

La última guerra mundial — la guerra que todos los hombres blancos habíamos perdido ya el día en que se disparó el primer fusil — ha traído, entre otros signos de podredumbre, la derrota de la corbata.

Nunca, desde que se anudó al cuello del hombre para que los otros hombres supieran que quien pasaba era un caballero, ha sufrido la corbata, como institución un embate más serio que en estos últimos tiempos. La corbata, como muestra de atildado señorío, ha desaparecido, y las gargantas aparecen hoy desnudas o, lo que es peor, anudadas por un trozo de seda detonante, brillador, hiriente, que cualquier cosa, menos señorío, pueden indicar.

Decía el dandy inglés que la corbata ha de ser algo tan entonado, tan en su sitio, tan discreto y noble que nadie, vuelto ya de espaldas el hombre que la lleva, pueda describirla ni aun recordarla precisamente.

Los tiempos del dandy inglés eran los tiempos en que el dinero, sobre poco más o menos, coincidía con la nobleza y con el buen gusto de la cuna. Entonces el comercio, a más de ser un ruin entretenimiento, no era todavía una fábrica de hacer billetes de banco con multicopista*, y los cuellos encorbatados, aquellos que sintieron la caricia de la corbata desde los días de la primera comunión, no echaban demasiado en falta* la necesidad de llamar la atención del transeúnte sobre su paso.

248

Madrid que, en general, tenía cierta justi­ficada fama de ciudad bien vestida en sus hom­bres y bien calzada en sus mujeres, nos está ofreciendo este verano el desdichado espectácu­lo del sincorbatismo y la deprimente visión del corbatismo a la americana; algo así como una fantasía de pastelero moruno enloquecido. Aún no hemos llegado a conclusión alguna sobre cuál de los dos fenómenos es peor, altera más nuestro hígado o descompensa más nuestro sistema nervioso.

Ante un señorito con la pechuga al aire — el señorito de pescadora que aprovecha el calorcito, cuidadosamente, esmeradamente, para presumir de fuerte y enseñarnos los rizos del pecho— y otro señorito con una corbata amarilla con la silueta de Frank Sinatra* unas lentejuelas de auténtica lata superpuestas, nosotros, la verdad, aún no hemos tomado partido. Afortunadamente tampoco se nos ha exigido optar.

¿Por qué, santo Dios, se han perdido aquellas nobles corbatas de pañuelo, aquellas reconfortadoras corbatas enteras, de color granate o azul, que tanto sosiego daban a nuestras conciencias? ¿Dónde están? ¿Qué se ha hecho de ellas? ¿En qué ignotos abismos se han hundido? ¿Qué tristes pozos del olvido se las han tragado?

Uno, lo confiesa sin rubor, no tiene más que una corbata, una corbata para todo, como las criadas baratas, una corbata que somete a los más crudos hielos de la navidad, a los más jolgoriosos chubascos del carnaval, a los más atroces calores del estío. Uno, un día que su corbata empezó a cosechar las patas de gallo [249] de su vejez y a desflecarse por la parte del nudo, se echó a la calle, un poco entristecido, esa es la verdad, en pos de otra corbata para sustituirla. Guardaba por su vieja corbata mucho más respeto que aquel betanceiro* por su vieja mujer, que a sus cincuenta años corrió el riesgo de que su hombre la llevase a la feria de la ciudad a cambiarla por dos mozas de veinticinco. Pero su respeto y su cariño no llegaron a cegarlo hasta el extremo de negarle la evidencia de la vetustez de su corbata. Visitó amigos que le aconsejaran, frecuentó elegantes centros de reunión para inspirarse y recorrió todas las camiserías de que tuvo noticia. Todo fue inútil. Madrid estaba sin corbatas. Entre docenas de miles de corbatas, ni una sola corbata era capaz de sustituir a la corbata vieja. Uno, con el rabo entre piernas, regresó a su casa mustio y cariacontecido y se metió dos días en la cama; el tiempo que tar­daron en el tinte, el instituto de belleza de su corbata, en regenerarla, en alisarla, en devolverle un poco su prestancia, su lozanía y casi, casi su misma apariencia de la juventud.


7266926332435875.html
7266989597175302.html
7267140885608649.html
7267216300543863.html
7267396097191289.html